lunes, 1 de enero de 2018

RECIBIENDO EL AÑO NUEVO EN EL AGUA!!!

Habíamos quedado a las tres de la tarde para comer en casa de mis padres, así que podía aprovechar la mañana para jugar con el enano en casa con los legos, además de poder acudir a la llamada salitrera al mediodía para coger "hambre", jajaja... por un lado, no quieres que pasen estas fechas, pero por otro lado, bufff, que ganas ya de acabarlas porque es un despropósito cada una de las comidas a las que te enfrentas. Siempre llego concienciado de comer poco pero es que al final esta todo tan rico que es imposible negarse a nada, jajaja, supongo que sepáis de que estoy hablando.


Tenía únicamente una hora para disfrutar en el agua mientras mi churri y mi retoño se daban un paseo por el Sardinero. Siiii, por segundo día consecutivo, me iba a enfrentar a una de las olas, aunque no os lo creáis, mas duras de la región, al menos eso es lo que dice el historial de partes federativos. No es que sea en la que mas ocurren ni mucho menos pero posiblemente donde se han realizado los mas graves. Así que para mi siempre es un respeto entrar en ella cuando el mar esta bravo. A diferencia de ayer, me metía en media marea subiendo con la potencia de entrada de mar que se preveía a lo largo del día. El lugar escogido el de ayer que tan buenas sensaciones me dejo. Las olas de tamaño eran similares aunque la serie que cerraba era bastante mas grande. El viento no era exagerado así que te permitía una cómoda bajada dentro de lo que cabe. Otro día que salgo victorioso debido a que he vuelto a repetir con el bodyboard.


He surfeado bastante mejor que ayer. Varias izquierdas desarrollando lo que llamaba antaño peonzas, es decir, realizar dos tres sesentas rápidos al tiempo, sin tiempo entre cada uno de ellos. Luego un par de derechas finalizadas con espectaculares reverse. Me quedo con el sabor agridulce de que ninguna se me ha puesto para realizar rollos, pero bueno solamente la sensación de coger velocidad y correrlas a toda velocidad ha sido suficiente para paliar que no haya podido girar sobre mi mismo de esa manera. Aunque sin duda alguna me quedo con las interminables cabalgadas dentro de las cañerías que he conseguido limpiar. No he conseguido salir de ninguna pero el solo hecho de entrar en ellas, recorrer unos metros e intentar salir por los pocos espacios que me dejaba ha merecido la pena. Eso sí, he comido de lo lindo, jajaja, ha habido un par de ellos que creía que no lo contaba. 


Los próximos días pinta parecido, así que creo que no me complicaré la vida mucho, es decir, repetiré spot, modalidad e intentaré motivarme de la misma manera que lo he hecho estos dos últimos días. Hay un par de días que se podría remar por alguna ría y no lo descarto tampoco, por lo que ya os iré informando de todo en mis próximos post, dependerá evidentemente de si consigo engañar a alguien para ello, jajaja, en el caso de que no lo consiga pues nada a darse zambombazos en las olas de la playa de la capital. No se a vosotros pero a mi me pone esa sensación de velocidad y poderío al intentar domarlas. Como si de un caballo salvaje se tratase, es un feeling único e inigualable que hace que día a día quiera volver a intentarlo. Seguro que al final conseguiré salir de alguna de sus cañerías con vida. SURFING, RESPECT, ENJOY & LOVE. KEEP SUPING.