jueves, 4 de enero de 2018

SUPFARI POR LA CAPITAL!!!

En días con tanto oleaje no tenemos muchas opciones los surferos de a pie, pero siempre se puede intentar buscar un roto para un descosido y disfrutar salitrándonos. Es lo bueno que tiene el surf a remo que suele haber spot no frecuentados por el resto de fauna acuática. Era el típico día para ir a la Fortaleza en Santoña o bien a la Punta de la Mesa en Noja e incluso a la Barra de Laredo , pero todos esos sitios tienen algo en común, sobretodo los dos primeros, que días así están saturados de enfermos de las olas. Por lo que teníamos que intentar fluir por otro tipo de olas que aunque sean de peor calidad son similares en cuanto a su forma de romper.


Nos habían informado que ayer, la ola de Molinucos había estado rompiendo solitaria y que podría ser una buena opción para ir con las tablas de race. No estoy hablando de la que rompe cerca del muro del Chiqui antes de la playa de Molinucos, sino la que rompe después del Cabo Menor y que va hasta dicha playa a lo largo de la lastra del acantilado. La primera es una ola que conozco mucho porque pase muchos días surcándola en mi adolescencia con el bodyboard e incluso al superar la mayoría de edad con el longboard. De hecho la he intentado coger un par de veces con el sup de olas pero sin éxito, ya que es una ola muy delicada que no siempre rompe idóneamente y generalmente te sueles columpiar, aunque probablemente cuando esta bueno sea de las mejores olas que he cogido en mi vida enfundado con unas aletas. Es un codo que se forma con potencia y que te lanza a toda velocidad. Muy peligrosa por el fondo y las lastras que tiene.


Por el contrario, la ola del fondo, a la que nunca he tenido el placer de domar, es una ola mucho mas mansa que viene desde el fondo tranquilamente los días de mucho swell, pero que tiene que tener una serie de condiciones para poder surfearla porque esta muy expuesta. Pocas veces la he visto bien para poder deslizarse por ella. Quedamos a las diez de la mañana en el mirador de Mataleñas para observarla romper, quedaban dos horas para la baja, así que llegábamos con bastante tiempo para estudiarla. Lo primero que nos dimos cuenta es que la entrada desde la playita era imposible porque actualmente se ha quedado seca y no hay arena, por lo que las tablas iban a sufrir de lo lindo. La segunda posibilidad desde la playa que se forma en el Chiqui era también complicada, para empezar la policía no nos dejaba meter el coche porque estaba cortada la carretera debido al temporal, y además se le unía que estaba difícil el acceso porque la ola de abajo si estaba funcionando mas o menos bien. Así que solo quedaba la opción de entrar desde la playa en la corriente que se forma entre el restaurante El Parque y el Muro del Chiqui, mas o menos donde acaba la ola que se conoce como Picos. Bajamos a verlo allí porque nos estaba esperando Nico y esa posibilidad también se descartó por lo macos que caían en esa zona a pesar de que había calmas eran muy breves y con el material que llevábamos era inviable. Decidimos acertadamente no entrar y buscar otra alternativa.


La siguiente opción en la ciudad era la mítica ola de Bikinis. Otra ola que surque mucho con el bodyboard en mi adolescencia aunque tampoco estoy hablando de la que cogíamos en el embarcadero real cuando nos lanzábamos desde allí, sino de la que sale mas allá del Faro de la Cerda. Ambos escenarios son asombrosos porque en el anterior ves montañas de agua gigantes romper en Cabo Menor y que se dirigen a la Isla de Mouro a toda velocidad, y aquí porque ves las que rompen en la isla o en la punta de la Península de la Magdalena. Vamos que asustan que no veas, jajaja... Para ir a verla fuimos al aparcamiento que se encuentra en el Balneario de la Magdalena. Buahhhh menudas vistas. Bahía totalmente glassy, para nuestros amigos suancinos estaría de maturrango -10, jajaja, así que ya para empezar la entrada no sería un calvario, y luego se veía desde la lejanía romper una ola aunque realmente no la que estábamos pensando en surcar. Así que nada viendo el día y las condiciones en esta parte decidimos ir al parking de Los Peligros para echarnos al agua e ir remando hasta el spot santanderino. "No pain No Gain". Íbamos a ciegas pero con mucha ganas de disfrutar.


Nico iría al embarcadero real para ilustrar el momento e intentar sacar alguna buena toma para el próximo número de UP. Una pena que no haya podio conseguir nada decente y antes de acabar o de que se me olvide darle las gracias por haberme prestado su SPS 14' x 28" y su remo de olas. Y al agua iría el equipo Rollstick al completo, Ricardo y Fonso, con sus Naish de race, además de José Vallines que nos le encontramos cuando salíamos de la segunda playa del Sardinero. Menudo rencuentrazo, para el que no lo sepa, es uno de los pioneros superos de la región y el primer propietario de una escuela de sup en el norte peninsular. La mítica "wáter mate school" que se encontraba muy cerca de donde íbamos a salir a remar. Interesante las pocas palabras que cruce con él durante el baño pero todas de grandes recuerdos. Para empezar me pregunto por mi primera tabla la Gong que si la seguía teniendo, le indique que ahora era propiedad de Nico y que el otro día la saco con Silvia en la quedada navideña y me vinieron grandes recuerdos al verla en el agua. Por cierto, su quilla original esta expuesta en el museo del centro de surf porque la partí en Santa Marina. Y que decir que verle subido en una "starboard drive camo black" como la segunda que tuve mas recuerdos aún en mi retina. Y eso que solo han pasado diez años de esos primeros contactos con el sup. Y encima en su furgo tenía otra reliquia C4 de cuando hicimos la primera quedada o evento formal con Chore. Vamos entre al agua con mucha nostalgia y buenos recuerdos de los inicios de esta modalidad.


Ya en el agua, por la bahía remando de lujo con ganas de saber lo que nos íbamos a encontrar, viendo como salía el Brittany Ferries que nos dejaba unas curiosas olitas. Hasta el faro de la isla de los ratones fácil no lo siguiente, pero según cruzamos ese enclave estratégico de la ciudad todo cambio. Comenzó el meneo, pasamos de -10 en la escala de maturrango a cero del tirón y según avanzábamos la cosas se iba poniendo seria por momentos. De hecho mas allá del faro de la Cerda la cosa estaba en niveles superiores a cinco, jajaja, se veían olas enormes en Mouro dirección Somo. Impresionante como estaba el mar de blanco por las numerosas espumas que impactaban entre la Magdalena y la Isla. Normal que recientemente hicieran la inocentada de que el faro se inclinaba a modo de la Torre de Pizza, porque caían unos tronchos de los buenos en el día de hoy. Las olas estaban grandes en la zona que íbamos a intentar cogerlas pero nada exageradas, es decir, se podía haber podido fluir por ellas si hubiéramos llevado otro material. A mi en esa zona me costaba estar incluso de pie con la hinchable y solamente pude ir en una ola unos metros pero mas en plan downwind que cogiéndola y al no tener cantos era inviable poder fluir correctamente. Veía que con desesperación muchas olas que podía haber podido coger con otro tipo de material, pero bueno de las derrotas se aprende y hoy ha sido un día de esos. Pase un momento de agobio al ver a Fonso que partía invento y se quedaba en la zona de impacto sin tabla, así que me puse tumbado y fui a toda velocidad en su busca. Menos mal que no paso nada y que es un auténtico titán. Estaba el mas entero a mi llegada, jajaja, es lo que tiene el temor de no saber que le había pasado realmente que te pones a mil por hora.


Decidimos salirnos pero sin antes visitar la zona del Puntal y así remar un poco haciendo al menos una hora de baño que con el 4/3 y con el sur que hacía con la temperatura reinante es como si hubiera estado tres horas en el agua, jajaja. Otro susto a nuestra llegada con un hombre tirado en el muelle, así que ambulancia al canto, y a cambiarnos. No pude casi despedirme de mis aventureros SUPinconscientes porque tuve la agradable visita inesperada del gran Chiqui el padre de un colega al que no veía desde hace veinte años. Todavía me acuerdo cuando trabaje para él un verano repartiendo comida por las playas del Sardinero con el mítico Nino. Menudas palizas que nos dábamos veté y ven cantando esa de "sanchwiches, coca cola, patata frita", ..., jajaja... De ahí al parque a buscar a mi mujer y enano para subir a casa a comerme una merecida pizza made in thermomix rica rica... no es porque las haga el menda lerenda pero pocas pizzas encontraras en la tierruca como las que me ayuda a realizar esta maravilla de la ingeniería culinaria. Ya sabéis mejor regalo para Reyes imposible, jajaja... y mejor si lo hacéis a través nuestro, jajaja... es coña pero bueno si cuela... que tengo que dar de comer al chiquillo... Para terminar, deciros que he estado estos dos últimos días con fiebre en casa y por eso no había podido entrar al agua, aunque me ha venido bien para ver desde el ipad todo lo que se esta cociendo a nivel mundial y es que las grandes estrellas de este circo del stand up paddle están todos cambiando de aires. El primero en anunciarlo ha sido el gran Kai Lenny, pero acto seguido le han seguido Izzy Gomez y Mo Freitas, veremos si hay mas cambios de cromos y a que marcas marchan o bien alguno monta la suya propia o bien van a por otros retos en otras disciplinas. Ansioso de ver que ocurre... SURFING, RESPECT, ENJOY & LOVE. KEEP SUPING.